"Conocí a una chica, nos enamoramos y nos fuimos a vivir juntos. y ahora viene lo mejor de todo: estamos esperando un hijo, que creo que es justo el electroshock que me faltaba para acabar de espabilar e ilusionarme de verdad para la vida y alejarme todavía más de todo lo que me ha perjudicado tanto… Muchas veces le comento a mi mujer los días que pasé con ustedes, con los otros compañeros, el trabajo que hacíamos, como avanzábamos, como retrocedíamos... en fin, todas las anécdotas, mensajes y proyectos que, en mi caso, se han hecho realidad.".

"Hace dos meses que dejé vuestra compañía. Debo deciros que sigo estando muy bien. Ya trabajo e incluso hago guardias. Sigo con la terapia de grupo y visitas al psiquiatra… Agradezco mucho mi estancia en este hotel llamado Galatea, mi burbuja particular que me aislaba y protegía. Agradezco vuestra respuesta, vuestra paciencia y la dedicación tan esmerada… Gracias por la labor que realizáis. Seguid así, que os necesitamos.".

"Me gustaría que transmitiera mis saludos a todo el personal de Barcelona. He estado ingresado en dos ocasiones. El motivo de mi correo es mi eterno agradecimiento a todo el equipo por la labor que poco a poco ha ido dando sus frutos... tenía muchas ganas de que supiera que las cosas me están saliendo bien.".