PAIMM - Programa d'Atenció Integral al Metge Malalt

El metge com a malalt

Un de cada deu. Es calcula que un de cada deu metges podem patir, durant la nostra vida professional, un episodi relacionat amb malalties psíquiques i/o conductes addictives que repercuteixen de manera molt negativa en la vida quotidiana, tant en l’entorn familiar com que perjudiqui l’exercici professional, fins i tot arribar a una manifesta mala praxi que comporti errors i negligències.

Tot i ser conscients d’aquests perjudicis, la por, el sentiment de culpa i l’estigmatització social de la malaltia mateixa fan que els metges i els professionals de la salut acostumem a negar-la i ocultar-la.

També un problema de salut comunitària. La manca d'iniciativa i decisió per sol·licitar ajuda no fa més que retardar el moment de fer front al problema i, per tant, provoca un empitjorament del pronòstic. Quan un metge renuncia a buscar solucions eficaces al seu problema, aquesta conducta depassa l'àmbit estrictament personal per convertir-se en una qüestió que afecta el benestar públic, ateses les conseqüències que pot arribar a comportar per a la salut dels nostres pacients.

Ni els millors pacients, ni els més atesos. Està demostrat que els professionals de la salut ens trobem entre la població que rep menys atenció sanitària, ja sigui per autosuficiència, per la negació de les pròpies malalties, per consultes espontànies a col·legues o per altres motius. A més, entre els metges no s'estableix la relació terapeuta-pacient adequada, present en canvi en la pràctica clínica habitual. Aquests motius ens situen paradoxalment com un dels col·lectius menys ben atesos dins el sistema sanitari.

Testimonis

“Veréis que lo mío no es la retórica. Pero no hay palabras en el diccionario que puedan ayudarme a agradeceros el haberme devuelto a la vida.

El ingreso en Marzo de este año fue el acontecimiento mejor que me ha pasado porque me hizo volver a nacer. Por favor no cambiéis nunca, formáis un equipo tan bueno y habéis hecho tantísimo por mi, que nunca sabré como pagaros.

Soy una persona nueva, con ilusiones, proyectos, me he convertido en buena ama de casa, sin problemas en el trabajo y pronto una madre envidiable y todo gracias a vosotros y a mis compañeros que compartieron casi 2 meses de mi vida en la Clínica Galatea.

Que sepáis que no pasa un día sin que me acuerde de todos y que os llevaré SIEMPRE EN EL CORAZON”.


“Dra.: Quisiera ser breve porque sé que está muy ocupada siempre, y me gustaría que trasmitiera a todo el personal de Barcelona mis saludos. He estado ingresado en la Clínica Galatea en dos ocasiones, la última entre Diciembre de 200X y Enero de 200X. El motivo de mi correo es mi eterno agradecimiento a usted y a todo el equipo por la labor que poco a poco ha ido dando sus frutos. Cuando llegué a Barcelona no tenía trabajo ni veía nada claro mi futuro como médico. Después de la estancia hicimos un esquema práctico de como debía ser mi vida a partir de entonces en mi ciudad. Me fui a vivir con mis padres, siguió (y sigue) viéndome el Dr. SM y alterné con una psicóloga de apoyo como me recomendó. También me integré en una terapia de grupo. A los pocos meses (Mayo 200X) empecé a pasar consulta en un Centro de Especialidades, lo que me permitió reencontrarme de una manera suave con la especialidad y también alquilar un piso cerca de mis padres para tener algo de independencia (y que ellos descansaran también). Seguí trabajando de forma intermitente el resto del año, y a principios de 200X, zas!, un golpe de suerte: Sacan una plaza de interino en el Hospital de CCCCCC, en el que ya había estado dos años atrás, y me avisa nada más y nada menos que el gerente del mismo hospital, dándome la mayor oportunidad de toda mi vida hasta ahora. Y aquí estoy, de guardia, ejerciendo, sintiéndome reconocido y sometido a mis dos controles semanales en mi ciudad, y sobre todo muy agradecido por los días que pasé con usted y el resto de las personas de la Clínica Galatea. No quiero molestarla más, pero tenía muchas ganas de que supiera que las cosas me están saliendo bien, y que el trabajo de este último año y medio empezó en su despacho. Cuente conmigo para lo que quiera, que yo sé que puedo contar con usted. Un fuerte abrazo."


català español